¿E3 o una mala broma?

Publicada originalmente en Nintenverse.com

El E3 es un evento que trae consigo grandes expectativasmuchas ilusiones pero en mayor parte, una estructura bien definida

Durante los últimos años, se ha perfeccionado el arte de una conferencia de E3. Algo de TED Talks, un poco de marketing 360, una pizca de vigencia, algo de drama y por supuesto, eso que les gusta a los jóvenes.

Esta fórmula ha logrado crear conferencias casi perfectas, que tuvieron como protagonista este año por ejemplo a Microsoft, o el anterior a Sony, con un ritmo, una presencia en escenario y una cadencia de anuncios, bombas, bromas y cortes milimetradas. También produjo intentos horrendos como el de EA de este año, que trajo “youtubers”, “torneos en vivo” de juegos para móviles, “bromas”, en fin, un show para sonrojarse.

Y como toda fórmula, existen los éxitos, las copias, los fracasos y la moda, que se traduce en lo que aqueja a todo producto cultural de esta década, la deconstrucción.

Para quienes no conozcan la palabra, deconstrucción se refiere a un estilo narrativo que toma un arquetipo y lo fuerza hasta sus límites, es decir, que si una persona con mucho dinero puede ser Batman, qué pasaría si esa persona tuviera una crisis de mediana edad (como todo cuarentón), fuera sumiso, introvertido, una rata de biblioteca, en fin, una persona normal que soñara con ser superhéroe, nos daría como resultado a Night Owl de Watchmen.

Entonces, que pasaría si una compañía decidiera deconstruir el E3, pues, tendríamos a Devolver Digital.

Ya el año pasado Devolver, de ninguna parte, nos entregó una conferencia que pasaría a la historia, con comentarios generales sobre el estado actual de la industria, con un cinismo ácido y bromas exquisitas, el problema, se olvidaron de presentar juegos.

Este año volvieron más afilados que nunca, con una presentación algo más larga, centrada en la presentación de nuevos juegos (solo tres) y con una deconstrucción de las conferencias de E3 mucho más puntuales y dolorosas.

Desde el “gameplay en vivo” hasta el fetiche de Nintendo de lanzar “consolas mini”. Todo fue cubierto con maestría con Devolver Digital en sus 20 minutos, incluso retomando chistes del año anterior, reutilizando una y otra vez “tomas” a la tribuna o el regreso de personajes clásicos al escenario.

Quizá el mayor punto de la presentación fue su final, con una promesa de regresar en el próximo E3, que no sólo deja a los espectadores con ganas de mucho más, sino que además, ¿porque no? Es un comentario hacia las compañías que reutilizan su único truco para volver a subirse al escenario año a año.

En la misma línea intentó moverse Tiny Build, otro histórico de la escena independiente, con resultados menos satisfactorios.

Tiny Build decidió utilizar la parodia más directa, con un número musical y una estética más similar a una sitcom que a una presentación de prensa. Por ello la compañía no falla, pero su producto no es tan poderoso como el de Devolver, además su humor parece copiado de los mejores momentos de Tobuscus, con un número musical incluido.

Aun así, la conferencia de Tiny Build, en la que finalmente presentaron “el mejor juego del mundo”, una reimaginación de su ya famoso Hello Neighbor, abre la posibilidad de otras desarrolladoras independientes de transformar la E3, ese monstruo que a cada año nos llena de esperanzas y las destroza en un mar de corporativismo, análisis de mercado y marketing.

Que viva el posmodernismo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s